Jueves 2 de Abril de 2020 - Mar del Plata, Argentina
 04.02.20 
Última actualización en Jueves, 19 Diciembre 2019 13:26
Publicado el Jueves, 19 Diciembre 2019 13:23

Marplatenses desarrollan implantes óseos innovadores


El proyecto llevado a cabo por varias investigadoras del Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA- CONICET, UNMDP) fue reconocido por sus aportes en el área de investigación de ortopedia y traumatología.

La investigación sobre los implantes óseos hechos de circonio desarrollados en INTEMA recibió el Premio Accesit, otorgado por el Forum de investigación del Congreso Argentino de Ortopedia y Traumatología. Los implantes de circonio son dispositivos metálicos que se usan para fijar o recuperar funcionalidad causada por pérdida de hueso.

El grupo galardonado trabaja, particularmente, en implantes dentales, de cadera, y otros dispositivos que requieran un implante metálico permanente y que necesite una integración rápida con el tejido. El grupo que llevó a cabo el trabajo premiado está integrado por la investigadora principal del CONICET Silvia Ceré, la investigadora adjunta Maria Rosa Katunar y la becaria postdoctoral María Florencia Tano de la Hoz, las tres pertenecientes al INTEMA, junto con Alcira Díaz y Ariel González, investigadores de la Universidad Nacional de Mar del Plata y Andrea Gomez Sanchez, investigadora adjunta del Centro de Investigaciones y Transferencia De Villa Maria (CIT Villa María- CONICET).

El proyecto que estudia diferentes materiales y modificaciones en su superficie inició en el 2007 de la mano de la tesis doctoral de Andrea Gomez Sánchez. Actualmente la investigación del grupo tiene varios objetivos para los implantes que desarrollan, entre los que se encuentran: mejorar la respuesta a la integración con el hueso, tener alta resistencia a la degradación y poseer efectos antibacterianos. También trabajan con materiales que se degraden rápidamente una vez que han cumplido su función, dando lugar a una nueva generación de implantes: prótesis metalizas degradables. Este premio en particular fue para la línea de investigación llevada a cabo por Florencia Tano de la Hoz, que trabaja el aspecto biológico de los implantes de circonio.

Pero el trabajo cotidiano no se limita a la experimentación y la toma de datos, Ceré cuenta: “No se podría avanzar si no trabajáramos en equipo. Se requiere articulación y confianza en cada etapa del proceso y cada integrante es importante y depende de los otros. Somos un grupo humano que comparte muchas horas juntos: desde el trabajo de laboratorio hasta el café”. Forman parte del equipo de trabajo profesionales de la ingeniería, bioquímica, biología, veterinaria y medicina. “Somos un equipo con identidad propia, que trabaja en armonía y con espíritu de grupo”, agrega Ceré.

La identidad de este grupo multidisciplinar se refuerza con la entrega de este tipo de reconocimientos. “Los premios son siempre un incentivo, una manera de reconocer que vamos por el buen camino y son el aliento para seguir en el camino de la investigación, que a veces parece avanzar tan lentamente. Un premio de una parte del grupo es un premio para todo el grupo, no importa cual línea sea la que premiaron en ese momento, todos estamos de alguna manera involucrados y ayudándonos cuando hace falta”, concluye Ceré.

Prensa CONICET Mar del Plata